28,15,0,50,1
25,600,60,1,5000,1000,25,2000
90,300,1,50,12,25,50,1,70,12,1,50,1,1,1,5000
0,1,0,0,0,30,10,5,0,0,0,10,0,1
Festival del Lago
Festival del Lago
Carnaval
Carnaval
Festival Tropical
Festival Tropical
Fiesta del Guiso Criollo
Fiesta del Guiso Criollo
Festival del Lago Andresito
Festival del Lago Andresito
Lunes, 26 Junio 2017

Directora: Mtra. Beatriz Rios

Desarrollar plenamente el concepto de "democratización" de la cultura.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Entrevista a la Mtra. Beatríz Ríos.

El periódico Ecos Regionales de la ciudad de Trinidad publico en su edición del pasado viernes 9 de junio una extensa y muy interesante entrevista con la Directora de Cultura del Gobierno de Flores, Mtra. Beatríz Ríos.

En ella se profundiza sobre el trabajo realizado por esta Dirección Municipal pero fundamentalmente se ahonda en aspectos sobre los que aún queda mucho por hacer para lograr la “democratización” de la cultura.

A continuación les dejamos la entrevista publicada por Ecos Regionales.

 

-Sin dudas que el 2017 es un año muy especial para el Departamento de Cultura, si sumamos los hechos que están transcurriendo, en especial la celebración del Centenario del Teatro Artigas, entre otros. ¿Bajo qué compromiso se están asumiendo estos acontecimientos?

-Nosotros teníamos como eje transversal en la planificación el seguir trabajando en la línea patrimonial, y en ese sentido se nos daban dos acontecimientos muy importantes en este quinquenio. El año pasado los cien años del edificio de AFE, que además logramos un trabajo muy bien presentado, aunque en el último tiempo tuvimos que insistir porque ya llevábamos dos años con el dossier en manos de la Comisión Nacional pero nunca había recursos para enviar los técnicos a realizar la inspección. Logramos que ese edificio se declarara Patrimonio Nacional.

Este año teníamos el Centenario del Teatro que no podíamos dejar pasar, porque además nos interesaba muchísimo con ello desarrollar el objetivo de la democratización de la cultura. Es decir, que el Teatro fuera un ámbito del que se apropiara realmente la población y entendíamos que dándole una gran difusión –como se ha hecho a través de los medios- trayendo espectáculos de todo tipo y nivel, podíamos lograr que la gente se acercara más y viera que ese edificio emblemático de nuestra ciudad es de todos, que todos pueden acceder y disfrutar de él.

 

-¿Por ahí va el concepto de democratización de la cultura?

-No, por supuesto que el concepto tiene otra amplitud. La democratización de la cultura es que la misma pueda llegar a todos los niveles; a los barrios, a los centros poblados, a las diferentes comunidades.

Sabemos que hay gente de los barrios que tiene como temor de ingresar al recinto del Teatro y eso se ha superado entregando entradas de espectáculos en los barrios, poniendo la locomoción para trasladar a los vecinos y lo gratificante es que esa gente de los barrios –donde hay centros comunales- está pidiendo entradas para venir al Teatro.

 

-¿Por qué piensas que la gente de la periferia no va al Teatro?

-Es un tema que hace años lo venimos analizando. Voy a contar una anécdota: los fines de semana siempre compartíamos un mate con dos maestras jubiladas, quienes sostenían que teníamos que hacer algo para devolver a la sociedad todo lo que ella nos ha dado, pero nunca encontrábamos el tema. Estoy hablando del año 98/99; en esa oportunidad yo trabajaba en la Vaz Ferreira y se casaba una maestra que dictaba clases en la Escuela 4. Ella los invitó a los alumnos a que vinieran a la Iglesia a verla, pero nunca habían venido a la Plaza.

Eso fue una cosa que nos llamó tanto la atención que de ahí surge Guidaí, con la idea de apoyar y acercarle a esos chicos experiencias nuevas. Hay limitantes que son increíbles, en ese caso –de la zona del Barrio Ribot- era la ruta. Nadie cruzaba la ruta, los niños no sabían lo que era tomar un helado y tampoco conocían la Reserva, por lo que tratamos de llevarles esas nuevas experiencias. Después, cuando llegó la crisis del 2002, derivó en un merendero y terminamos en un taller.

Esa es una realidad que tenemos, pero no sé si es una característica de nuestro pueblo, de que a la gente le gusta mucho más manejarse sola en el barrio y en su propia casa. Como que le cuesta desplazarse hacia el centro o hacia otros barrios.

 

-Los centros comunales en esos casos han jugado un papel importante…

-Creo que sí, y acá hay que reconocer el apoyo significativo que han prestado los Centros MEC, pues en los mismos centros comunales están funcionando estos Centros. Eso ha llevado a que la gente concurra a los mismos a capacitarse.

Las nuevas tecnologías han sido un atractivo y un despertar para mucha gente, para poder relacionarse.

 

-¿Quiere decir que los objetivos se están logrando?

-En ese sentido se están logrando, pero falta mucho todavía.

 

-Una de las grandes apuestas que tiene el Departamento de Cultura, conjuntamente con otras instituciones, es el proyecto Teatro Acústico. ¿Cómo nace esa idea?

-Hay que decir que siempre me ha gustado trabajar en base a un plan determinado. Se hizo el plan para el quinquenio y si bien en esa oportunidad no había asumido como Directora de Cultura, igualmente estábamos coordinando, tratando de hacer una especie de FODApara el cual invitamos a unas cuantas personas, habiendo participado más de veinte interesados en aportar ideas. De ahí sacamos material para elaborar el plan de trabajo.

En ese sentido entendíamos que había cosas muy positivas del gobierno central, como eran los Fondos Concursables, a los que podíamos acceder. Así establecimos hacer fondos para la música, para las letras y para la plástica, poniendo a todos en el mismo nivel, porque lamentablemente hay artistas que creen que hay un solo género importante, cuando en realidad hay que estimular a todos sin excepción.

No sabíamos cómo instrumentar todo eso; pensábamos que podíamos hacer un concurso de canciones inéditas y lo conversamos con el Coordinador de los Centros MEC Eduardo Curto y con el Director de Eventos Atilio Montañez, ante la necesidad que teníamos que sentarnos todos juntos para aunar criterios.

 

-¿Qué sucedió a partir de ahí?

-Cuando asumí el cargo en julio del año pasado nos toca la reunión de Directores de Cultura en Rivera. El Director de Cultura de San José siempre viaja con nosotros y vamos intercambiando sobre lo que cada uno hace, y él nos cuenta la experiencia que venían desarrollando, que le parecía que iba a ser fantástica.

Me gustó mucho esa idea y la comenté acá y también a Eduardo (Curto) y quedamos con que íbamos a organizarnos de esa manera. Venían los 100 años del Teatro y nos pareció importante incluir este proyecto en la programación, para lo cual recibimos el asesoramiento de San José y además incorporamos a AUDEFLO.

Creo que la asociación fue importante, en principio no pensábamos que iba a ser así, pero ahora pasando raya vemos que fue muy positivo. Nos llevamos una sorpresa con las inscripciones, porque nos enteramos de gente que no sabíamos que estaba con ganas de despegar y eso nos parece muy bueno. Esa gente joven puede ser, sin dudas, muy representativa de lo que es la música y el canto en nuestro departamento.

Tenemos comentarios de Miguel Oyhenard, que es nuestro representante en el equipo evaluador, quien ha ido a visitar a los artistas para ver cómo están en la afinación y vino sorprendido del nivel que hay.

Así que estamos con muchas expectativas de que esta experiencia va a ser muy positiva.

 

-Ha habido algunas voces disonantes con el proyecto, de personas que ya tienen su trayectoria. ¿Qué lectura dan a esas opiniones?

-En todos los ámbitos siempre hay voces disonantes; nadie es moneda de oro para que todo el mundo quiera y acepte las cosas tal como son presentadas. Y además en estos momentos la sociedad está viviendo una crisis de valores importante, que incide en el relacionamiento. Todos estamos mirando los intereses propios, enfocados en nuestra propia perspectiva, sin darnos cuenta a veces que tenemos que ceder espacios y contemplar a los demás.

Una sociedad individualista no funciona, de ella no recogemos nada. En este sentido lamento por los que no se presentaron; tendrán otra oportunidad el año que viene porque estamos seguros que esto va a ser exitoso y amerita que la experiencia se repita para que la gente que quedó sin la oportunidad de grabar lo pueda hacer.

 

-Esto también es democratizar la cultura…

-Por supuesto, acá no ha habido excepciones, se inscribieron los que quisieron y de ahí que tengamos participando a artistas de géneros folklórico, tropical, música urbana, tango, canto coral, rap, candombe. O sea que están prácticamente todos los géneros representados.

 

-¿Cómo se encara este proyecto desde el punto de vista técnico, en la medida que, mirándolo desde afuera, parece tener muchas exigencias?

-Por supuesto que hicimos las consultas con la gente que encaró este tipo de proyectos en San José y el costo era elevadísimo. Esa fue una piedra importante, pero comenzamos a sondear lo que teníamos en el departamento y vimos que aquí había un equipamiento como para poder hacerlo. Marcelo Larrauri que es la persona contratada ya está instalando el set de grabación, que se va a ubicar en uno de los camerinos, y el aporte de Centros MEC a través de la Usina Cultural de Durazno en el área de filmación y monitoreo, además de las personas que tendrán a su cargo la evaluación o ser referentes para indicar en algún momento si algún instrumento entró mal.

El equipamiento en el Teatro está quedando muy bien en ese sentido; no se dejará entrar a nadie para que realmente se convierta en un set de grabación en serio.

 

-Se vuelve al Teatro como principal centro cultural…

-Exactamente, el Teatro como centro. El teatro que siempre en junio y julio tiene muy bajo perfil, porque la gente no concurre porque prefiere estar al lado de la estufa, va a tener esta otra función que nos parece muy importante.

 

-En otro plano la gente pregunta qué pasa con el Cine Teatro Plaza, otro de los centros culturales que son referentes en Trinidad. ¿Cuál es la respuesta?

-Ya comenzó su refacción. En estos días se le ha sacado la parte de los camerinos y se empieza a arreglar esa parte, ya se hizo la nota para iniciar el expediente destinado a la licitación de la obra de calefaccionado, con lo cual se eliminará la famosa y vieja caldera que había que prender cinco horas antes de cada actividad.

La obra está en marcha y tenemos la esperanza de que para fin de año el Cine Plaza esté habilitado, porque eso nos posibilitaría muchas actividades…

 

-¿Por ejemplo?

-Por ejemplo, el Ballet Nacional del Sodre que no hemos podido traerlo porque exige una erogación muy importante; esa sala cuenta con 760 butacas y con la venta de las entradas se nos permite cubrir el costo.

De todas maneras, en esta oportunidad se nos ha hecho una concesión especial, acotando los costos y vamos a poder traer el Ballet en el mes de noviembre, con la posibilidad de presentar dos funciones en el Teatro.

 

-¿Cómo se va a administrar esa sala? ¿Todos van a tener la posibilidad de organizar eventos en el Cine Plaza?

-En el último tiempo hubo una gran demanda de las instituciones educativas, como un lugar para hacer sus eventos culturales. En ese sentido, sabemos que en los meses de octubre y noviembre prácticamente usan la sala las instituciones de enseñanza, pero más allá de eso va a estar al servicio de la población en general.

Pero además esa sala nos permitirá liberar un poco la actividad del Teatro, porque en este momento tenemos allí los cursos de danza, ballet, teatro y coro.

Vamos a presentar a los Fondos Concursables el proyecto de remodelación del viejo Teatro Larrañaga. De concretarse esa iniciativa estaremos en condiciones de proporcionar esa sala a los mencionados cursos que se desarrollan de lunes a jueves, y viernes, sábados y domingos dárselo a los artistas para que ellos la gestionen.

Eso sería lo ideal, pero lo estamos viendo hoy, con la posibilidad de ser presentado el proyecto a los Fondos Concursables.

 

-¿Cómo se maneja el área de Cultura, con su amplitud, desde el punto de vista presupuestal?

-Flores es de los pocos departamentos que tiene presupuesto en Cultura, mientras que los demás dependen de la solicitud al Intendente o quien maneja las finanzas. Sin embargo, nosotros cuando hacemos la planificación, también elaboramos el presupuesto.

Ya habíamos previsto para este año una cierta suma de dinero; una vez que tuvimos la planificación para todo el año en el mes de marzo, hicimos el expediente y elevamos la solicitud de recursos que tenemos previsto usar en cada mes. Son 500 mil pesos anuales que tendríamos que disponer, sin contarel proyecto del Teatro Acústico, aunque los créditos de los artistas plásticos están incluidos en ese presupuesto.

 

-¿Qué sientes cuando desde afuera se elogian los valores culturales que tiene el departamento de Flores, en todas las ramas de actividad?

-Nos llena de orgullo, si bien no somos de andar demostrando esos estados de ánimo. Es cierto que Flores tiene un reconocimiento muy grande a nivel de Montevideo, de lo que es el trabajo que se está haciendo. Siempre digo que tuvimos la gran suerte de tener aquella experiencia piloto cuando se salió de la dictadura, cuando el Ministerio de Cultura aterrizó en Flores y generó una senda de alternativas que después las distintas Comisiones la siguieron fomentando. Nosotros que hace años que andamos en la vuelta hemos ido aprendiendo y vamos aplicando esos conocimientos lo mejor que se pueda.

Nos abrió también la cabeza el participar de Mercociudades; el tener contacto con ciudades de Argentina, Brasil y otros lugares de América; el ver otras experiencias nos ha permitido aterrizar cosas que a veces uno no se da cuenta porque está en su medio.

Nos preocupa el seguir defendiendo esos valores, que no decaigan. Obviamente que nos podemos equivocar en algunas cosas, porque el que no hace nada es el único que no se equivoca, pero todo lo hacemos con la mejor intención, siempre con los oídos atentos a lo que nos sugieren.

 

-Una de las líneas de la política de este Departamento de Cultura ha sido el Patrimonio, que está asociado a nuestra propia historia. ¿Cuánto se ha avanzado en ese objetivo?

-Es un proceso que nunca se va a terminar. Desde siempre trabajamos en reafirmar nuestra identidad, de encontrarla, de fortalecerla, y no ha sido fácil porque incluso la creación de Trinidad fue completamente distinta a los demás centros poblados del país.

El otro día se abogaba por un gran Plan Nacional de Candombe, pero nosotros casi no tuvimos población de raza negra para ese tema. La mayor población de estas tierras fue indígena. Si miramos los primeros pobladores eran correntinos y guaraníes, no tenían música que los identificara. La música que tenemos toda vino de los inmigrantes. El hecho de trabajar las colectividades pasa por ahí, para que cada uno se sienta identificado y sepan que entre todos conformamos esta sociedad.

Hemos trabajado mucho lo que es el patrimonio material, porque lo que se ve es más tangible, pero ahora viene la corriente del patrimonio inmaterial. Nos estamos organizando para eso, luego de que nos llamaran desde la Comisión Nacional del Patrimonio para establecer las pautas con las que se iba a trabajar, porque quieren hacer un inventario.

Fue una reunión horrible, marcada en un centralismo que todavía no podemos derrotar. Eso llevó a que nos reuniéramos con varios Directores del Partido Nacional, yendo a Treinta y Tres con una postura común, pero en definitiva todos los Directores de los 18 departamentos del Interior –más allá de los partidos- entendimos que no era como lo proponía la Comisión Nacional que teníamos que trabajar. Eso determinó que se reorganizara el plan y en el Congreso de Durazno salió algo interesante.

Entonces, ahora estamos haciendo talleres, a los que viene gente de Montevideo a trabajar con nosotros, y de ahí van a surgir cosas muy interesantes.

 

-¿La búsqueda de nuestra identidad está siendo exitosa?

-Creo que sí. Rescatar la Pila Bautismal fue trascendente en ese sentido. El Padre Nelson (González) me comentó que le había dicho Sergio Mautone (Director Nacional de Cultura) que la Pila había estado 100 años en Montevideo y no movió a nadie, y ahora en medio día fue capaz de movilizar a medio pueblo. Esas son las cosas que nos dan la pauta que vamos avanzando.

La obligación nuestra es hacer que la gente sepa que hay una historia que es necesaria conocerla. Por eso no podemos perder a vista a los jóvenes, para que siempre tengan ese conocimiento sobre nuestro origen. A través de las Colectividades también tratamos de hacer llegar a todos de dónde venimos.

 

-Los 100 años de La Cumparsita no han pasado inadvertidos, ¿cuánto significa ese hecho?

-Logramos reunir a la gente que está trabajando con el Tango a impulsos propios, con pocos recursos, con mucho sacrificio. Pudimos juntarnos, hacer una planificación, enviando un proyecto al CIAT (Comisión Interministerial de Apoyo al Tango), nos prometieron un dinero que tenemos que ver cómo lo rescatamos.

El Día del Patrimonio este año va a estar referido a eso, en el mes de octubre vamos a hacer un gran espectáculo y probablemente un baile. Nos parece bien que así se pueda disfrutar el Tango, porque hay gente mayor que le gusta mucho el género y a veces no encuentra los espacios para manifestarse de esa manera.

 

-Transcurre un 2017 con esa cantidad de cosas, ¿y después qué?

-Siempre surgen cosas. No está rondando en la cabeza el poder hacer algo con los jóvenes y en ese marco es que estamos preparando un proyecto para el año que viene, pero no vamos a adelantar mucho.

 

-¿De qué se trata en términos generales?

-Apuntamos hacia el cine, ya que ha tenido tanta repercusión en nuestro medio, siendo los jóvenes los que realmente agotan las entradas en las funciones en que se proyectan esas películas que a nosotros no nos gustan mucho, pero que ellos disfrutan tanto.

Sabemos que hay jóvenes de nuestro departamento que están haciendo la carrera de Comunicación, que han presentado Cortos en Montevideo y han ganado premios. Estamos pensando en reunirnos con ellos para ver de qué manera podemos hacer algún taller. Sabemos que se están haciendo filmaciones en la Usina Cultural de Durazno, con la participación de chicos de Flores, y probablemente tengamos otra Usina Cultural en Trinidad, por lo que trataremos de sacarle jugo a eso.

Nos parece que esa puede ser una linda oportunidad para los jóvenes; a la luz de la solicitud realizada por estudiantes del Instituto de Formación Docente para presentar los trabajos que habían hecho. Sería interesante asociarnos con alguna institución educativa para eso, pero todavía estamos en pañales en ese tema… pero algo va a salir.

Fuente: ECOS REGIONALES.

Entrevista a la Mtra. Beatríz Ríos. El periódico Ecos Regionales de la ciudad de Trinidad publico en su edición del pasado viernes 9 de junio una extensa y muy interesante entrevista con la ...
2017-06-12 21:50:25
El pasado fin de semana comenzó a andar el proyecto Teatro Acústico con la actuación de cuatro números artísticos. Como se informara en su momento este proyecto consiste en la grabación en audio y ...
2017-06-12 19:30:04
El próximo fin de semana comienza a ejecutarse el proyecto Teatro Acústico en el marco de los 100 años del Teatro  Municipal Artigas. Como se informara en su oportunidad este proyecto brindará la ...
2017-06-05 18:58:22
En el marco de los festejos del Centenario del Teatro Artigas, se presenta en Trinidad, la ORQUESTA SINFÓNICA DEL SODRE, como parte de una gira nacional. Dicho concierto se llevará a cabo el ...
2017-05-29 19:57:31
El pasado sábado se realizó una doble actividad cultural en el marco de los 100 años del Teatro Artigas. Por un lado se inauguró la exposición de caricaturas del periodista y artista Jaime Clara ...
2017-05-29 16:26:55

 

Sitios de Interés